7/12/14

MADRID DÍA 3: NO CABE NADIE MÁS

Ya es fiesta y oficialmente estamos de puente!! ¿Sabéis lo que es a un mes del puente de Diciembre y estar todo toooodo 100% completo? ¿Incluso hostales? Así está ahora Madrid, al límite de su capacidad! así fue como nos la encontramos nosotros. Menos mal que teníamos nuestras reservas hechas desde Septiembre! nada menos... Y es que si algún año quieres ir este puente a Madrid más vale que lo pienses muchos meses antes y reserves o te quedarás sin nada. Nosotros un día como hoy ya estábamos instalados dos días y hoy tocaba ir a ver el zoo!! yo soy como una niña pequeña: observar a los animales me hacen morir de ternura!!! Como supusimos que hoy día 6 Madrid iba a estar a reventar por ser fiesta, teníamos sacadas con antelación nuestras entradas al zoo.


Cómo ir al zoo desde el centro de Madrid (Transporte público) 

Tienes la opción del metro o del autobús urbano. Conozco poco o nada las líneas de autobús de Madrid porque todo lo hacíamos a pie, pero os puedo contar la hora y media que nos costó dar con alguien que supiera cómo ir al zoo: nadie nos lo supo explicar: ni gente que vivía allí, ni policías, ni los propios conductores de autobús se aclaraban. Estuvimos una hora y media dando vueltas, para arriba, para abajo... ahora coge el bus 3, ahora el 9 (por decir alguno vamos) El caso que poco a poco nos íbamos acercando a la solución. Si preguntas, todo el mundo cree saberlo con facilidad pero cuando vayas a seguir las indicaciones te darás cuenta ¡que mis consejos serán mucho mejor! No busques como llegar al zoo. La parada más cercana de metro está a 1 km, la línea 10 de la Casa de Campo. Nosotros usamos el bus que en teoría era lo mejor. Pregunta por cómo llegar al Intercambiador del Príncipe Pío. En serio, está al lado de la entrada del Campo del Moro, allá lejos... y una vez lo hayas encontrado coge la línea 33 que tarda unos 20 minutos y te deja en la puerta del zoo. Pero primero consigue llegar al Intercambiador y dentro tendrás que buscar desde qué planta sale el bus 33... Si parece complejo en realidad lo es más así que si viajas en tu propio coche no tendrás ningún problema de ese tipo: Por la M-30 y luego la carretera de Extremadura A-5 y lo tienes todo indicado.

Una vez llegados al zoo... ¡¡Que bonitoooo!! Que bonita y que verde la Casa de Campo, que ambiente más... no se ¿Festivo? Cuantos árboles, que cuidado y que limpio todo, que gusto y encima seguíamos con ese buen tiempo soleado y frío. La verdad que me encantó como me estaba encantando todo el viaje a Madrid. Una vez dentro... Mario y yo estábamos tan alucinados que no sabíamos para donde ir... ¿Derecha? ¿Izquierda? ¿Recto? ¿Que habría por cada camino? Llevábamos un mapa pero ni siquiera perdimos tiempo en usarlo. La verdad que el zoo es súper agradable para pasar el día y pasear, además ese día habían tantas familias, tan buen ambiente... y es que... ERA TODO TAN BONITO ¿Lo había dicho ya? Pasamos el día viendo animales, yo intentando no morir de ternura con el oso panda o los osos pardos, los babuinos, el tigre de bengala impresionante, en fin. Fue un día 10. 

Para comer lo mejor es que te lleves algo preparado de tu casa. (Nosotros no lo hicimos y comimos en el parque). Comimos un menú de hamburguesa con patatas, refresco y un donut de postre: 11 €... pues me parece caro. En realidad me lo comí tan a gusto... pero me dolió gastarme tanto! Lo mejor es llevarse un bocata de jamón serrano y queso bien rico, que allí hay zonas muy bonitas para comer.


Bueno, se nota que nos gustan las fotos ¿No?

Al volver del zoo nos encontramos con TOOOODA LA MASIFICACIÓN MADRILEÑA DEL PUENTE DE DICIEMBRE. Exageradamente exagerado. Llegamos al Intercambiador, ese que estaba taaan lejos y nada más salir las calles estaban abarrotadas de gente. Si ya estaban así allá... imaginad el centro. Al llegar a la plaza de España parecía que un autobús gigante de turistas infinitos acababa de llegar y había descargado a sus cientos y cientos de pasajeros. 
Al pasar por la Gran Vía la cosa aun se complica más...


Finalmente llegamos a nuestro hostal, un sitio tranquilo en el lugar, seguramente, más abarrotado de España en ese momento. Era como salir de una selva repleta de miles y miles de monos que se mueven en todas direcciones y no te dejan pasar!! Nos subimos a las 8 de la tarde más o menos a descansar un rato y ver la tele en el hostal, llevábamos todo el día trotando, y después a cenar y dar un paseo. Terminamos paseando por la Plaza Mayor y la calle de la Sal y alrededores. Cenamos en los 100 montaditos y nos topamos de casualidad con la chocolatería San Ginés, la más antigua de Madrid. Allí tendrás que hacer cola para entrar si quieres cumplir con los típicos de Madrid, y serás afortunad@ si consigues sentarte así que si lo haces disfruta de tu chocolate con porras y del lugar.
Y de la chocolatería al hostal, así fue como terminamos nuestro tercer día por Madrid. Mañana más!

No hay comentarios:

Publicar un comentario