23/3/15

Galicia día 3: Ría de Muros bajo la lluvia

Otra mañana más que amanece sin parar de llover y ésta vez el tiempo si que pinta mal; con los paraguas no tendremos suficiente así que chubasqueros al canto. La ría que tocaba hoy es la ría de Muros y el pueblo con el mismo nombre. Muros está a una hora más o menos de Santiago de Compostela, pero como ya dije, los trayectos se hacen muy cortos entre tanto paisaje a pesar de la lluvia y la niebla.

MurosIncluso con este tiempo el paisaje era taaaan bonito... Para nada nos imaginábamos algo así. Sin parar de llover nos recorrimos el pueblo calle arriba y abajo y como mucho nos cruzamos con 2 o 3 personas en toda la mañana. Plazas y calles porticadas del siglo X que suben por una colina hasta una pequeña iglesia románica donde estaban dando una misa. Además de la lluvia, solo se oía el sonido de las campanas y silencio. (Tanta lluvia hizo que casi no sacase la cámara excepto cuando aflojaba un poco).  Pero un café calentito en este lugar no nos lo quita nadie. Fue uno de los pueblos que más me gustaron de todo el viaje:

Muros

La visita al pueblo terminó y nos fuimos en busca de una playa que nos recomendaron (aunque imaginad como estaría un día tan lluvioso). A unos 20 minutos, por una carretera bordeando el mar, llegamos a unas marismas y dunas que tuvimos que cruzar por una pasarela de madera hasta llegar a la playa, una playa de más de 7 km de longitud; la más larga de Galicia. La playa de Carnota. Incluso con el cielo cerrado y la arena mojada la playa era impresionante!! El agua era color turquesa y la arena muy clara. 


Playa de Carnota

El día no acompañaba mucho así que pronto terminamos las excursiones en Padrón, recomendación de un amigo de Ourense, para comer pulpo a feira en su mercado de los domingos. Lo venden en unas carpas con mesas dentro donde te sirven los platos con una copita de albariño. Cada ración de pulpo a feira o churrasco vale 8 € y aunque no parezca barato, en realidad son para 2 personas (4 € x cabeza) así que sale muy bien de precio para comer y está bien rico!! De aquí también son originales los pimientos de padrón (esos pimientos verdes y arrugados que también están bien ricos) Tampoco faltó otro paseo por este pueblo con un café para despedir las excursiones por hoy. Por cierto en muchos sitios de Galicia los camareros no sabían qué era un bombón. Aquí en Padrón el camarero llegó a decirme 'Los helados tienes que cogerlos de la cámara' a lo que yo contesté que un bombón es un café, les expliqué cómo se hacia pero resulta que no tenían leche condensada! ¿¡Qué clase de cafetería no tiene leche condensada!?


Las raciones de pulpo del mercado de los domingos
Callejeando por Padrón

Volvimos a Santiago de Compostela a dormir la siesta en nuestro apartamento (total con ese día que hacía no se nos ocurrió otra cosa) y como en las tardes anteriores el cielo despejó y salió un sol enorme que pudimos aprovechar para dar un paseo por la ciudad antes de que anocheciese. Nos fuimos al parque de la Alameda, que son esos árboles que se veían desde nuestro balcón y el paseo y el atardecer fueron inolvidables (los atardeceres en los viajes son lo mejor!) mirad que vistas teníamos desde el parque de la Alameda:



Este paseo me recordó al de los jardines de la Alhambra con árboles enormes, mucha vegetación y chorros y fuentes de agua por todas partes. Si hay algo que no debe faltar en la visita a Santiago de Compostela a parte de la catedral, es sentarte en un banco de la Alameda y relajarte mientras ves la ciudad y la catedral o un paseo para ver el atardecer. Lástima que la catedral estuviese con los andamios aunque tengo muy claro que pronto volveré con Mario y podremos verla bien. 

Por la noche nos fuimos al apartamento y no salimos porque lo que nos esperaba a la mañana siguiente era duro! y además necesitábamos si-o-si que saliera el sol. Continuará...

Día anterior                          Siguiente día
         




2 comentarios:

  1. Eso del bombón me lo hicieron a mi en Palma de Mallorca, que si quería un helao! -.-

    ResponderEliminar