2/3/16

Thalasia 4*: finde redondo con spa


Venimos rejuvenecidos de pasar una sola noche en el Thalasia de San Pedro del Pinatar. ¿Qué se nos ha perdido por allí? pues confieso que no le veo ningún encanto a Murcia pero este plan merece ser disfrutado al menos algún fin de semana. Nosotros es la segunda vez que vamos pero os tenía que traer fotillos!

MI PUNTUACIÓN:  

Nuestra habitación es una de las terrazas de la 3º planta
Pues bien: unos amigos vinieron a la oficina preguntando por un hotel con spa para regalarle a sus padres y este hotel les salía fenomenal de precio. Mi hermano tuvo la misma idea y le regalamos una noche a mis padres en el mismo hotel ya que el precio estaba muy bien. Estaba tan bien que reservé otra noche para Mario y para mi. Debajo tengo el desglose de precios completo.

Nuestro fin de semana no podía salir mejor. Habían dado lluvia, viento y frío para ese fin de semana, pero recuerda que en Murcia no llueve nunca! ni cuando lo pronostican los satélites. Así que tuvimos un día espléndido sin lluvia y sol.



El hotel es enorme y moderno ¡nos encanta! y a pesar de estar completo nos dieron una habitación a media mañana porque era de categoría superior ¡qué emoción! hacía tanto tiempo que no disfrutábamos del hotel en sí... y encima teníamos un buen terrazón, 2 hamacas, vistas a las salinas y al mar. Fue un puntazo porque yo he estado en ese hotel varias veces y nunca nos dieron una habitación con esa terraza.

Las habitaciones nos encantan. Son muy sencillas pero modernas, están limpias y huelen a hotel! pero lo que más nos gustó además de la terraza con hamacas es el baño. Nos sentíamos como dos pobrecillos en un lugar de ricachones; la verdad es que nos encantan los hoteles (no tenemos costumbre de estos lujos y nos emocionamos con poco). 

 

¡¿Habéis visto qué pedazo de cama?!
Pues aquí os dejo el baño


Si así te gusta espera a ver la foto oficial del hotel... en realidad no tiene nada que ver jajajaja


Entre foto y foto del hotel te comento qué otras cosas pues hacer en los alrededores ya que parece que está un poco en la nada. Si no quieres andar algún que otro kilómetro hasta llegar a algún lugar, lo mejor es que te muevas en coche. Nosotros, tras deshacer las maletas, nos fuimos a comer a un una freiduría en la playa a la que yo le había echado el ojo en mis anteriores visitas.

Como ya he dicho arriba, el día estaba saliendo perfecto. Nos dimos un paseo por la playa disfrutando del buen clima y el sol hasta llegar al "restaurante". Lo escribo entre comillas porque la freiduría realmente es un mostrador donde tienen todo el pescado y lo sirven al peso. Nosotros nos ponemos la mesa, los cubiertos y nos servimos la fritura al estilo Burguer King. Llegamos los primeros y detrás se formó la cola. Pedimos un ¼ de kilo y nos sentamos en la terraza debajo de una estufa. Se estaba tan bien que ni siquiera necesitábamos las chaquetas. Chipirones, calamares, adobo y sepia... todo riquísimo y de muy buena calidad. Nos costó tan barato y comimos tan bien que recordaré esta comida como uno de los mejores momentos y eso que aun no he llegado al postre.

Paseo por la playa antes de comer

Freiduría

Cuando la terraza se llenó habíamos terminado de comer y nos fuimos a una cafetería donde también servían pasteles. Tenía un porche en alto al solecito y música ambiental. Lo primero que dijo Mario cuando entramos fue: - Andrea ¿sabes que será caro verdad? -. Soy fan de la tarta de nueces y aquella reconozco que era de las mejores, sino la mejor que he probado, sin mencionar que la ración era tan grande que parecía doble. Estaba preparada para lo peor al pagar la cuenta pero ¡sorpresa! también fue muy barato. Era todo tan bonito que no quería moverme de allí, pero nos esperaba una tarde de spa. Volvimos al hotel a dormir la siesta mientras abrían las piscinas y después a remojo!!

Comida y postre
Nuestro coche desolado y triste

El hotel está pensado para desconectar y relajarse. Uno de los detalles que más me gustaron, además de lo bien que olía, era que había música relajante por todo el hotel: desde la recepción, el ascensor, los pasillos... qué gustazo. Nos echamos la siesta y después bajamos a las piscinas. El spa es una piscina enorme con camas de burbujas, jacuzzis, cuellos de cisne, cascadas... pero para usar las saunas, baños turcos etc hay que pagar un tratamiento a parte.

Estaba el sol fuera y comenzó a llover; fue un lujazo estar a remojo mientras veíamos la lluvia y el arco iris. Sin embargo por la noche todavía me gusta más. Es un ambiente más íntimo, la gente se va yendo y las piscinas se iluminan por dentro. De todas formas no aguantamos más de dos horas y media porque el agua es muy salada y yo llevaba los ojos que se salían. Fue un error no llevarse gafas. Está prohibido hacer fotos así que no puedo enseñarte nada mejor:

Balneario Thalasia

Y de aquí nos fuimos en busca de la cena porque no la teníamos incluida. Nos fuimos a un centro comercial cercano a por hamburguesas baratas. El centro comercial era enorme y todas las tiendas estaban abiertas y los restaurantes a tope. Nosotros cogimos nuestra bolsita para llevar y nos fuimos a comer a la habitación del hotel y allí esperamos a ver la gala de los Oscars pero upss... no la televisaban. ¡Teníamos que habernos quedado en el centro comercial!

Somos tan bohemios que después de la cena nos salimos un rato a la terraza ya que curiosamente por la noche no hacía frío. Sonó el despertador al día siguiente y bajamos emocionados a desayunar al buffet. Un buen tazón de leche con cereales y bizcocho, huevos revueltos con beicon e incontables tortitas con chocolate. Ese es mi desayuno estándar en los hoteles y eso fue lo que desayuné. Y hasta aquí nuestro fin de semana. Nos hubiese gustado dar un paseo por la playa antes de volver pero empezaba a hacer mucho viento así que hasta aquí el disfrute :)



INFORMACIÓN Y GASTOS

 El precio de la noche de hotel es 61 € con desayuno. Por persona pagamos 30'5 €.
 Está situado en la entrada de San Pedro del Pinatar (Murcia). No es necesario pagar peaje para llegar.

 La fritura costó 13'5 € con pan y una lata de cerveza. Por persona pagamos 6'75 €.
 El postre fue un café, un té, tarta de nueces y una caña de chocolate. 3 € por persona.
 La cena para llevar en el centro comercial: 3 hamburguesas y patatas cada uno. 4 € por persona.

 Echamos 10 €  de gasolina cada uno. Está a una hora de trayecto desde nuestra casa.
 Muévete en coche para ir a cualquier lugar, pero si te apetece andar hay varias rutas por las salinas que llegan hasta la playa. En coche se tarda menos de 5 minutos hasta llegar a la playa o al centro comercial.

En total nos gastamos 54 € cada uno y disfrutamos de un fin de semana deluxe!!
Anímate y disfruta un fin de semana diferente y con todos los caprichos, no sale caro :)




TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

         

3 comentarios:

  1. Hola Andrea!! Buena pinta tiene..seguro que para repetir!! Saludos

    ResponderEliminar
  2. El hotel tiene muy buena pinta, qué fin de semana tan estupendo y además barato!! :-) Un saludo!

    http://siemprenosquedaranlosjeans.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sí, a veces las cosas más sencillas y sin ir muy lejos de casa son las que mejor sientan...

      gracias por comentar :) :)

      Eliminar