2/1/17

2017, espero que te portes bien!


Ante tantas conclusiones y resúmenes del 2016 que veía por Instagram y Facebook no pude resistirme a la tentación de hacer mi propia valoración del año y desarrollarlo aquí en el blog. La verdad es que me apetece recordar y revivir todas las cosas buenas que nos han pasado este año (las malas está claro que no) ya que hacía tiempo que no estaba tan alegre y no me paraba a hacer estos repasos... pero este año ha sido diferente. La verdad que no me puedo quejar de este 2016 pues vino cargadito de experiencias positivas y me apetece recordarlas...

Empezando, cómo no, por los viajes... la cantidad de lugares que he visitado este año (no me puedo quejar) golpes de suerte, casualidades... a saber por qué se me han acumulado tantas escapadas, pero me encanta. Gracias a ellos he conocido a mucha gente que no he vuelto a ver pero seguimos manteniendo amistad, hemos visto lugares increíbles no muy lejos de aquí. Nos hemos ido a Budapest y Bratislava, pero uno de los lugares que me hicieron llorar de emoción está a tan solo 300 km de Alicante y fue la isla de Ibiza, que por cierto también el 2016 ha marcado a Mario, que se estrena en el avión y en el extranjero. También mencionar la semana por Andalucía, un viaje al que me encaminé sola por primera vez gracias a Españavision y acabé rodeada de grandes amigos con los que conocimos la noche malagueña. Por fin conocí Londres y aunque la primera vez me decepcionó un poco, le volví a dar la oportunidad hace 2 semanas. Esta vez sí que me gustó así que no os extrañéis si vuelvo con Mario ¡ah, y me he comprado un móvil actual!


Trabajar en diferentes lugares este verano también me ha dado la oportunidad de conocer gente nueva en la costa con la que pasé un verano bastante entretenido y noches muuuy locas y largas. El famtrip de Españavision hizo que conociese a muchos agentes de viaje con los que aun nos seguimos ayudando y compartiendo información y consejos. Solo espero poder volvernos a ver este año aunque sea en la feria de Fitur!! además debo destacarlas a ellas, mis compañeras de clase con las que paso 6 horas diarias hablando de los lugares que nos encantaría visitar, exámenes, trabajos y profesores. Estoy contentísima con el ciclo de turismo y las compis que me han tocado. Trabajar en la agencia me hizo aprender mucho y motivarme todavía más a dedicarme a esto. Y por supuesto no me olvido de la gente que aun sigue ahí, la que a pesar de todo lo que haya podido ocurrir en nuestras vidas, seguimos compartiendo noches y cervezas.


¿Y la comida? ese nuevo mundo que poco a poco voy descubriendo de la mano de Mario. Quién me iba a decir hace 5 años que acabaría comiendo en un restaurante hindú pidiendo prácticamente a ciegas ¡y nos encantó!... lo que nos llevó a probar en un tailandés ¡y nos siguió encantando! también nos atrevimos con la comida húngara y nos chocó (el repollo relleno es horrible). Pad Thais en Camden, desayunos al sol, menús del chino, pizzas y cafés, burguer + Guiness en Londres, recetas y más recetas... pero esta nueva afición tiene sus consecuencias... esos kilos de más hay que quitarlos como sea!


Salir tanto de casa conlleva dormir en lugares diferentes, unos muy buenos y otros no tanto, pero quedan como una experiencia más. Desde los hoteles de 3* que tuvimos en Torremolinos o Ibiza, hoteles normales como el de Granada o Londres y la guinda de todos ellos, el Boscolo de 5* de lujo en Budapest... está claro con cual me quedo no?


Y por último hacer mención a los atardeceres. No se si he visto este año alguna puesta de sol tan mágica como las que vimos en Ibiza. Estas fueron únicas y con lo que me gustan, supongo que fue uno de los motivos por los que no quería irme de la isla. Cada atardecer era diferente, más o menos tranquilo, más o menos gente, pero cada día una fiesta distinta. Ojalá volviésemos este año :)


No me puedo quejar de salud y amor pero sí de trabajo y dinero ¡queremos viajar muchísimo más! así que solo espero que este 2017 sea mejor que el anterior para tod@s, que sigamos o empecemos a disfrutar de una vez porque las malas rachas son eso, rachas que se acaban y después se vuelve a vivir. Espero que este 2017 sea un año justo, positivo y venga cargado de cosas buenas para quien más lo necesite y se porte bien con quien se lo merece. Feliz año!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario